Skip directly to content

El milagro de estar presentes Mindfulness

Mindfulness: El Milagro de estar presentes

 

Thich Ntat Hanh, para mi unos de los líderes espirituales más importantes de nuestro tiempo, nos enseña, mediante ejercicios simples, esta práctica milenaria en el budismo zen.

Esta práctica nos invita  a estar despiertos y probablemente atentos en cada momento: Lavar platos, el ponernos al teléfono, comer una mandaría.

Esta herramienta, nos ofrece la oportunidad de conocernos con más profundidad y gozar de una mayor paz interior.

La disciplina esencial: El Sutra de la atención

El conectarnos diariamente a estos pensamientos nos será útil para despertar nuestra mente sea cual sea la actividad que realicemos.

Me levanto, respiro y pienso: “Ahora que acabo de despertar, espero que todas las personas alcancen una gran consciencia y lo vean todo con absoluta claridad”

Me lavo las manos: “Mientras me lavo la manos, espero que todo el mundo tenga unas manos puras para recibir la realidad”

Cuando camino: “estoy caminando…”

Cada cosa que hago, lavar los platos, conducir, usar un pensamiento para observar nuestra propia mente. Poco a poco iremos tomando conciencia de nuestro cuerpo, nuestra respiración, nuestro pensamiento y nuestro sentimiento.

Vivimos en una sociedad que hemos de enfrentarnos continuamente a toda clase de dificultades, durante todo el día y debemos estar concentrados en nuestro trabajo, te pueden salir dudas como ¿Cómo voy a practicar el ser plenamente consciente?

Concéntrate en tu trabajo y mantente atento, preparado para cualquier situación que surja, esto es la plena consciencia, tu corazón plenamente sereno y tú con autodominio, si no puedes gestionar tu impaciencia, enfado…entonces tu trabajo deja de tener valor-

Para estar realmente en una consciencia plena, sería conveniente utilizar unas palabras “plenamente consciente” para mantener la conciencia en el presente y nos permite vivir plenamente cada minuto de nuestra vida, sino, nos invadirán nuestros pensamientos, y vendrá la dispersión mental.

Ser consiente desde la respiración

La respiración es una herramienta natural y sumamente eficaz para evitar que tu mente se distraiga. La respiración conecta la vida a la consciencia, une el cuerpo y el pensamiento. Siempre que tu mente se distraiga utiliza la respiración para volver a la consciencia-

Ejercicio 1:

Inhala con suavidad y lentitud, sabiendo que estás inhalando: “hago una lenta respiración”

Exhala luego todo el aire de los pulmones, sabiendo que estás exhalando: “hago una lenta espiración”

Luego pues añadir consciencia del cuerpo.

Inspiro y digo “siento todo el cuerpo”

Espiro y digo “calmando la actividad del cuerpo”

Puedes utilizar las frases que más te convengan en cada momento. Inspiro y me calmo espiro y tengo energía, inspiro y siento el enfado espiro y me calmo…

En el momento que eres consciente de la respiración ya has despertado. Y para ser plenamente consciente durante mucho tiempo, debes observar continuamente tu respiración

Ejercicios para vivir siendo conscientes

La sonrisa

  1. Cuelga en la pared, en el techo una ramita de romero o cualquier señal, (la palabra sonríe) para que la veas cuando abras los ojos. Utiliza unos segundos antes de levantarte para ser consciente de tu respiración. Inhala y exhala tres veces con suavidad mientras esbozas una sonrisa.
  2. Sonríe ligeramente en los momentos libres, cuando contemples un niño, una hoja, cualquier cosa que sea tranquila y sonríe. Inhala y exhala tres veces con suavidad y observa el objeto de tu atención como tu verdadera naturaleza.
  3. Mientras escuchas música, fíjate en las palabras, la música el ritmo y los sentimientos que transmite, sonríe mientras observas como inspiras y espiras.
  4. Sonríe cuando estés irritado. Inspira y espira en silencia, sonríe ligeramente durante tres respiraciones.
  5. Relájate mientras estés tendido, mantén los brazos relajados y piernas estiradas, mantén ligeramente la sonrisa. Inspira y espira con suavidad y te concentras en la respiración, imagínate que te hundes en el suelo (15 respiraciones)
  6. Relájate mientras estás sentado y sonríe ligeramente
  7. Respira boca arriba. Al inspirar deja que el estómago suba y luego la parte superior del pecho, así durante 10 respiraciones
  8. Mide la respiración a través de tus pasos. Camina lentamente y respira con normalidad, mide la duración de tu respiración, tanto de la exhalación como de la inhalación, contando tus pasos. Alarga ahora un paso más y sigue durante 10 respiraciones luego vuelve a respirar normal
  9. Sigue la respiración mientras conversar. Respira de forma lenta, relajada y regular. Sigue la respiración mientras escuchas las palabras de un amigo y las respuestas que das sin dejar que la conversación te distraiga.
  10. Equilibrar la mente  y el cuerpo y sentir paz y gozo. Puedes estar sentado, sonríe ligeramente y respira, cuando la mente y el cuerpo se hayan aquietado, sigue inhalando y espirando con mucha suavidad sabiendo que “estoy inhalando y haciendo que el cuerpo y la mente sean ligeros y tranquilos, estoy exhalando y haciendo que el cuerpo y la mene sean ligeros y tranquilos” mantén esta respiración entre 5 a 30 min
  11. Ser consciente de las posturas del cuerpo. Empieza concentrándote en la espiración y empieza con más profundidad de lo habitual. Toma consciencia de la postura del cuerpo, tanto si estas andando, sentado o tendido. Se consciente de la postura de todo tu cuerpo.
  12. Se conscientes mientras preparas una taza de té o café. Haz los movimientos lentamente, sabiendo lo que estás realizando, no pierdas ni un detalle de tus movimientos
  13. Se consciente cuando cocines, muévete lentamente, piensa en cada elemento de donde viene (ves 3 veces más lenta de lo habitual), observa cada elemento, que textura tiene y mientras tanto sigue la respiración
  14. El guijarro, mientras estés sentado en plena quietud y respires lentamente, imagina que eres una piedrecita que cae en un riachuelo, mientras se hunde en el agua y toca suavemente la arena del suelo del rio, está en absoluta quietud, sigue pensando en esta paz y tranquilidad hasta que tu mente se haya calmado, no hay pensamientos sobre el pasado ni el futuro, solo estas en paz y alegría del presente
  15. Interdependencia Busca una fotografía de cuando eras niño/a. Concéntrate en la respiración y después de 20 respiraciones, concéntrate en la foto, recrea y vive de nueve los cinco agregados de los que estabas formado en la época que te hicieron la fotografía, las características del cuerpo, las sensaciones, percepciones, tendencias mentales y la conciencia que tenías a esta edad. Continua siendo consciente de la respiración hazlo durante 15 minutos. Sé consciente del ahora y pregúntate ¿Quién soy yo? Y contempla la respuesta.

Tu mismo, siéntate a oscuras, sigue tu respiración y genera el siguiente pensamiento “me señalo a mí mismo, pero en vez de apuntar a mi cuerpo lo hago hacia la dirección contraria, contempla la forma corporal frente a ti, se consciente de que tú te encuentras entre el universo, y que el universo se encuentra en ti. No hay nacimiento, no hay muerte

Post new comment