Skip directly to content

Realmente, ¿Sabes y haces lo que quieres?

Cuantas veces he oído la frase de “Quiero mucho a mi pareja” “Adoro a mi madre” “Quiero hacer una vida sana” “Quiero conseguir un nuevo trabajo para sentirme realizado”

Pero luego en el día a día vemos como estos “Quieros” se convierten en “Peros”.

Cuantas veces hemos tomando  comida basura y ....  cuidado que me he dicho que quiero hacer una vida sana, pero “venga mujer un día es un día”

O cuando llego a casa le digo a mi pareja un “buenas noches” que se aproxima más a un “no me molestes que estoy cansada y  muerdo” en vez de dar un abrazo de estos que demuestran el "te quiero y gracias por estar a mi lado"

Cuantas veces he quedado con mi madre,  y en el último momento... ZAS  le digo  “lo siento mucho pero me ha salido una reunión  y me va a ser imposible ir” esto sí, recuerda mamá que  te quiero mucho 

Y así os podría contar un sinfín de “peros” que me he puesto en mi vida, para justificarme delante de cosas que digo que quiero, pero no tomo el compromiso necesario para ser coherente conmigo misma y llevarla a cabo.

Y como dice el refrán “los hechos son amores y no buenas razones”

A esta manera de vivir yo le llamo manipulación, una versión más dulce de decir que me miento y ¿sabes de donde viene? pues, es esta parte de mí que no quiere cambios, así, me manipulo para no salir de mi "cárcel de oro" y tenerme que enfrentar a mis miedos, a los peligros de ser valiente y a hacer lo que realmente quiero a pesar de lo que dirán los demás, a pesar de saber que cuando salgo de mi "cárcel de oro”  me voy a equivocar y me mostraré vulnerable delante de los demás y a mi misma, a tomar un compromiso real conmigo  pase lo que pase, aunque esto me incomode o incomode a alguien.

Para que no se me olvide, cada mañana suelo hacerme esta pregunta: 

¿Quiero vivir en mi jaula de oro con la seguridad de no sufrir o prefiero tomar riesgos con la seguridad de crecer y aprender?

Así que si tú, como yo, quieres salir de este nivel de sordera y negación que tenemos en nuestra vida te propongo el siguiente ejercicio:

Haz cada día una lista de cosas que haces (hechos),  luego apunta el discurso que te dices y mira el grado de coherencia que hay entre ambos ej.

  • Como comida basura,  en cambio  el discurso que me doy es "quiero tener una dieta  saludable pero es que no tengo tiempo para prepararla".

  • Cuando llego a casa, estoy de mal humor y me discuto por cualquier cosa, y lo que me digo  es "quiero mucho a mi pareja pero cuando llego a casa estoy tan cansada que no me apetece abrazarla, ni darle las gracias por estar a mi lado"

    A partir de esta lista, busca la coherencia entre lo que dices que quieres y lo que haces, puede ser que ahora no quieras llevar una dieta saludable, pues reconócelo y lo admites.

    Y si realmente quieres hacer una dieta saludable, pues busca el compromiso en tu día a día, comprométete en buscar la mejor vesión de ti mismo, sácate la pereza, los miedos, y recuerda, el camino se hace dando el primer paso, luego ya vendrá el segundo, tercero...

    Este post esta dedicado a todos vosotros, que como yo, queremos encontrar nuestra realización personal desde el interior y especialmente a mi gran amigo José Miguel. 

     

    Con todo mi cariño

    Aurora

     

    Post new comment